lunes, 20 de abril de 2009

Caligrafía.



Ella era un fiel reflejo de su caligrafía...

De lejos, parecía ordenada y centrada; legible y hasta bonita. Adornada de colores para resaltar lo importante, y lo suficientemente extensa para engañar respecto a su contenido, como para que todos quisieran fotocopiar sus apuntes, sin siquiera haberlos leído.

Sin embargo, de cerca también era idéntica...

Era confusa como las letras que delineaba sobre el papel, inentendible como la lluvia en verano, e indescifrable como la vida misma.

Era así como de cerca, las "o" se confundían con las "a", y las "l" parecían "i"; al igual que sus emociones, donde la "alegría" se mezclaba con la "nostálgia" y el "cariño" con el "agradecimiento".

Ella misma no podía entender lo que escribía, como tampoco podía entender lo que sentía. Era un misterio, y a veces, algunos se embarcaban en la ardua tarea de descubrirla.

Era extraño, porque aquellos, los más valientes y perseverantes que lograban desentrañar un poco de su personalidad, podían leer sus cuadernos inmediatamente como por arte de magia, y entenderlos a cabalidad a pesar de las dificultades que ello acarreaba.

¿Quién entendía tal fenómeno?

A pesar de eso, para ella era refrescante saber que algunos podían leerla - como podían leer sus escritos - pero a la vez deprimente, pues una vez que aquel milagro sucedía, ocurría la operación inversa...

Poco a poco, luego de llegar a un climax, el aventurero que había logrado tamaña hazaña comenzaba a alejarse, al igual que su capacidad de leerla, de entenderla, hasta desaparecer por completo, dejándola en el más absoluto desamparo. Otra vez en las tinieblas.

Por eso, ella eventualmente cambió el papel por el ordenador. Dejó de tratar darse a entender por su mano, e intercambió la tinta por teclas para evitar otra decepción. Ya no quería que la descubrieran. Prefería permanecer en las sombras. Sin duda era más seguro.

Sin embargo, de vez en cuando, ella comete un deliz a propósito.

Cuando conoce a alguien especial, se deja seducir por alguna pluma y prueba a la suerte. Algunas veces comprueba - con algo de pesar - que aquél a quien ha elegido no es alguien que efectivamente pueda comprenderla. Pero en otras ocasiones, puede dejar aflorar una sonrisa, al darse cuenta que no todo está perdido...

... Que aún existe afuera alguien que pueda leerla.

9 comentarios:

Lady Danielle | 20 de abril de 2009, 18:45

Querida Mad:

No te preocupes, acá en PPC te entenderemos la letra, aunque nos cueste años =)

Te quiero un sol y medio xD

Dani.

natisluna | 20 de abril de 2009, 19:34

quede :O esta muy buena tu entrada

M.B. Black | 20 de abril de 2009, 21:55

y el post es genial!
siempre, aunque te lleve mucho tiempo, lograras encontrar personas (mejor llamadas amigos) que lograran entender la letra
y no se iran cuando la logren descifrar(:

M.B. Black

TILDITA | 21 de abril de 2009, 4:56

Linnndo!Muacks :)

Karix | 21 de abril de 2009, 8:03

Si te tiene paciencia... todo se puede leer, aunque unas cuantas palabras incomprensibles sirven para recordar que todos tenemos algo que jamás mostramos al mundo.
Se te quiere... y mucho
Ya me compré una lupa para poder seguir leyéndote, ya que algunas palabras solo necesitan un poco de atención.
Lo supe desde el primer momento en que te escogí como amiga.
Besos!

Fiona | 23 de abril de 2009, 4:57

hermoso y cierto es asi!!!
entre espiritus afines nos entendemos!
fiona

Natalia | 25 de abril de 2009, 19:02

me gusta decifrar mensajes asi que... no hay problemas!!!!! como diria alf

Ginna Isabella Ryddle | 26 de abril de 2009, 13:37

Valgame...me siento como si me hubieran dejado desnuda y despues me expusieran en una vitrina...Bueno, dejando de lado la belleza en lo que escribiste, lo entiendo perfectamente...ahora entiendo un poco mejor el por que mi letra siempre esta diferente...como si cada dìa en mis apuntes los escribiera una persona diferente, mas de un profesor me han amonestado por eso...xD
Gracias linda abogada por tamaña revelacion.
Ein kuss
Ginna

asTR. | 8 de mayo de 2009, 20:27

Esta entrada me llegó a lo más profundo, me encanto totalmente.