martes, 26 de agosto de 2008

No a las comparaciones


Como toda una busquilla que soy de la red, leyendo y leyendo me he encontrado con diversas personas que comparan los dos libros de fantasía más top del momento, con aquel que ha sido el más famoso a lo largo de la historia. Estoy hablando de:

Harry Potter... Crepúsculo y el resto de la saga... El señor de los anillos....

Cuando Harry Potter tomó popularidad la comparación entre la obra de Tolkien y la de JK era una cosa que iba de boca en boca. Más de una vez leí que Harry Potter era una mala copia de la Tierra media, desbocando maldiciones contra el niño que vivió y toda su aventura.

A mi parecer esta comparación es innecesaria. Está claro que en calidad la obra de JRR Tolkien es superior. Él no sólo inventó un mapa, sino que también una cosmología, panteón, leyendas, historia, tradiciones, razas, lenguaje (y aquí hago una detención… ¿han leído algo más difícil que el élfico?), nombres… y todo lo que la historia de un mundo como aquel debe incluir.

El Señor de los anillos ha pasado a ser la obra épica de fantasía por excelencia, y eso se debe a que su autor no sólo quería escribir una novela, sino que quería crear cierto tipo de “mitología” para su país… eso explica todo el ahínco que concentró en su libro.

La historia, quitándole estos elementos dignos de ovación, plantea el típico dilema de como el mal se enfrenta al bien. Y como, claramente, el bien vence al mal… y las pequeñas personas pueden conseguir grandes cosas.

Mientras tanto Harry Potter es una obra juvenil. Está basada en el Londres normal, dentro del cual se esconde el secreto mundo de la Magia. Lo que hay que rescatar de JK es su humor, ligero y agradable; al igual que su ingenio con los nombres (personalmente es lo que más me llama la atención). La historia no es de lo más compleja, pero esconde el suficiente misterio para tenernos pegados a las hojas de su volumen hasta entender…. ¡quién diantres es el heredero de Slytherin!.

Sin contar el epílogo (sin comentarios), Harry Potter es una obra ingeniosa y atrapante. No tiene mucho peso literario y su mensaje- el amor siempre vence- es algo que ya se ha visto… pero como sensibles personas que somos, nunca nos aburrirá.

Crepúsculo va por otro lado. La historia se basa en un mundo real que cohabita con criaturas sobrenaturales, es decir Vampiros. No se puede comparar a Meyer con una Anne Rice (reina de las crónicas Vampíricas), y menos aún con una JK Rowling.

Mientras Harry Potter se concentra en la aventura y en los nuevos descubrimientos que hace Harry acerca del pasado de sus padres, del futuro que lo espera, y qué es lo que lo ha llevado a ser el elegido; Crepúsculo es una historia de amor contada en primera persona donde la protagonista se enamora de un Vampiro… y en ello gira lo interesante. Porque, seamos sinceros, a nadie le importa la historia de fondo, ni las luchas, ni nada más allá de las palabras de Edward y el saber si Bella se transformará o no.

Las tres historias tienen su gracia, y creo que por ello tienen su propio público:

El señor de los Anillos es para gente más experimentada, no sólo por la culta narrativa, sino también por el peso de toda la obra… que a veces a Tolkien le gusta describir un poco más de la cuenta.

Harry Potter es más popular. Atrapante y vivaz. Para todo tipo de público y entretenida para pasar el rato… aunque no para tomarla como material de estudio.
Y

Crepúsculo… especialmente pensada para mujeres, a mi parecer, sobretodo de aquellas romanticonas que nos gusta pensar que el hombre perfecto existe. Si te consideras alguien demasiado serio para una novela rosa… ¡aléjate!.

Dando la más humilde de las opiniones… y esperando sus importantísimas opiniones.

Desde un Nunca Jamás literario.

Ember.

4 comentarios:

La niña de las Estrellas | 27 de agosto de 2008, 9:49

Muy bien dicho!!

Les haz hecho justicia... no puedes compararlos, son demasiado diferentes... para mí, leer Crepúsculo es como leer una novela romántica de Vampiros xD y en ese género, es genial *o*
De verdad, cada uno de estos libros son incomparables...

NO a las comparaciones!!

jijiji

Manara

Fiona | 28 de agosto de 2008, 15:37

COMPARTO OPINION EMBERCITA............SON COSAS TAN DIFERENTES...
DEJE EN MI BLOG PLAYERAS,POLERES T-SHIRTS DE LA CAMPAÑA PRO-CREPUSCULO
UNANASE COPIEN Y PEGUEN ...........USENLAS!!
FIONA
MARCANDO EN EL CUELLO EL LUGAR DONDE QUIERE QUE EDWARD LE CLAVE EL COLMILLO

Raul | 29 de agosto de 2008, 11:53

Hola a todas
Sobre las comparaciones, bueno solo puedo opinar de Harry Potter, desde el primer libro surgió el comentario de parte de las personas que leen comics (en los que me incluyo) es la similitud entre Harry y Tim Hunter un joven niño huérfano que descubre será en un futuro cercano será el mago más poderoso del mundo, es pequeño y delgado para su edad, tiene un pelo negro rebelde y unos feos lentes, ¿a quién les recuerda?. El problema surgió por el hecho que este comics de Neil Caiman que se llama "Los Libros de la Magia" fue publicado por DC comics varios años antes de la aparición de Harry Potter.

Saludos a todas

Raúl

fuenava | 29 de agosto de 2008, 12:38

Hola, bueno en realidad yo opino que Crepusculo es basicamente para personas romanticas ya sean mujeres o hombre, hetero o gays. En cuanto a Tolkien, es cierto que su escritura es compleja. Yo tengo no solo los libros, sino tambien tratados y biografias acerca de Tolkien y sus motivaciones. Tan interesante de leeer como los libros. En realidad mi sobrino de 9 años no esta teniendo ningun problema con el Hobbit. A lo mejor cuando este mas grande lo pongo a leer el señor de los anillos. Tolkien tiene el merito de crear los mejores libros de literatura fantastica en la historia. Jk rOWLING TIENEE el merito, de que con una historia tan sencilla como harry, un huerfano que descubre el mundo de la magia, haya puesto a leer a todos los niños del planeta. Stephenie Meyer tiene el merito de poner de moda otra ves los libros cursis y romanticos. Mi veredicto al final me quedo con Tolkien, j aj aja ja. saludos jos