lunes, 5 de mayo de 2008

PULP: Santiago Noir


“ Cecidit, cecidit Babylon illa magna, quae a vino irae fornicationis suae potionavit omnes gentes!”
APOCALYPSIS IOANNIS 14:8

§1:Todo comenzo con una vigilancia

Compañía con Teatinos. Me encuentro atrapado, vigilando la callejuela Dr. Eduardo Cruz Cocke. Bonito nombre, algo pomposo, pero debo conceder que arquitectónicamente el lugar es precioso. Un accidente urbano interesante. Son dos callejuelas, que en principio iban a ser callejones sin salida, que se topan formando una mezcla entre callejuela y pasadizo en forma de “L” invertida. Puede ingresarse por dos calles: Por Teatinos o por Compañía. Este solía ser uno de mis lugares favoritos, hace mucho tiempo… demasiado tiempo. Cruz-Cocke es el accidente urbanístico-geográfico ideal para la proliferación de los prostíbulos. De hecho allí existen los más turbios y viejos de los que tenga conocimiento Santiago... bueno… quizás de los que yo haya tenido conocimiento y creedme que me domino en la materia. Para usar una bonita alegoría son como el “Café Santos” de la perversión, claro que como todo aquellos lugares emblemáticos de nuestra juventud esta en completa decadencia.

La última vez que me di una vuelta por el lugar, estando fuera de servicio, habían decidido invertir en un cargamento de travestís y locas descuidando el negocio de chicas limitándose a contratar una camada de bolivianas y peruanas. No se, es el tipo de cosas que ya no entiendo. Cuando les pregunte porque habían contratado tantos travestís, el viejo Manríquez me miro triste y me dijo:

-Yo tampoco entiendo Sagardia. Pero de que venden: venden.

-¿Tanto han cambiado los tiempos? – Le repuse-

- Noooo…. – Me dice moviendo la mano en círculos – La gente esta igual de caliente que siempre, solo que se atreven a hacer cosas que antes no.

-Amen.

- Mira Sagardia… - Me dice el proxeneta – Esto de la prostitucion es como el vino.

-¿Cómo el vino?

-Claro. Antes todos tomábamos vino de caja, de jabas, de cualquier forma posible. No había distinciones, antes se tomaba vino. Solo había vino tinto y vino blanco. Y ya. No pedíamos mas, no necesitábamos mas. Ahora es imposible pedir un vino sin que tengas que decidirte entre seiscientas variedades distintas.

- Te sigo… pero... ¿Qué mierda tiene que ver eso con los travestis?

- TODO. – Escupe a un lado - ¿No vez que son lo mejor de los dos mundos?

- AMEN.

Así estaban las cosas, ya no quedaba nada de la vieja gloria cuando mi padre me enseño el lugar, no eran “sabores” extranjeros en esa época pero les aseguro que eran los mejores limones que la mercancía nacional podía ofrecer. De todas formas las cosas eran mas sanas en esos tiempos, los prostíbulos aun podían ser una suerte de conexión entre padres e hijos con la tradición del “descartucheo” era mejor perder tu virginidad con una puta a lo grande que con una tía solterona o la nana de la familia…. Pero los tiempos cambian, el sexo es el mismo, los sabores varían. Tenía razón Manríquez. Los sabores se han ampliado. Me he topado con antros que asegurando "Todo el placer" ofrecen pendejos, actos de coprofilia, dominatrices, actos masoquistas y casi todas las parafilias que uno se puede imaginar. Todas las perversiones que tu bolsillo esta dispuesto a pagar. Eso no era así antes… por lo menos nadie ofrecía mercancía por eso. Ahora los chicos de la brigada de sexuales tan llenos de una pega viciosa y escabrosa.


Un aroma a orina humana se cuela por mi ventana. El olor a tabaco y alcohol que hay en el auto no son capaz de detenerlo. Enciendo mi sexto cigarro de la tarde, para difuminar el olor o por lo menos tratar de concentrarme en el humo por un rato. La culpa la tiene la puta callejuela, que otorga la suficiente “privacidad” para ser el baño preferido de cualquier mierda de vagabundo que se encuentre en apuros. Cuando entras hay que tener cuidado donde pisas, la mierda humana es mas difícil de sacar que la de perro y tarda mas en secarse. Aunque no se para que me preocupo, uno se acostumbra a cualquier olor, cuando has entrado a tantas escenas del crimen con muertos pudriéndose, te acostumbras a cualquier cosa. Rico o pobre, gordo o flaco todos los bastardos nos descomponemos igual. Los gusanos son democráticos, tus ojos o los míos. Se los comen sin asco. Por lo menos en algo que tomos seamos iguales.

Los parlantes del cacharro que me han asignado zumban el “Blue in Green” del álbum “Kind of Blue” de Miles Davis, trato de digerir el jazz con mi cigarro y pegándole una que otra chupada ocasional a la petaca. Hoy con una dotación de Bourbon. Nota mental: Comprar una caja de Jack. El viejo Jack, mi mejor amigo, mi único compañero, en esta puta misión. Hace dos días que me han asignado vigilar Cruz Cocke por la salida de Teatinos, es un infierno. Pensé que un par de días no haciendo nada serian buenos, pero el encierro me esta matando. Yo soy un hombre de acción, mi brigada es homicidios, pero también, claro, soy un hombre de palabra. Debía un favor así que termine aquí. Uno de los viejos chicos me pidió que ayudara al imbecil de Araya en un operativo de narcóticos. "Noblesse oblige".

De todas formas eso puedo aceptarlo, lo que me enoja es que Araya sabia que conozco el sector y especialmente creía que tenia algún contacto o conocimiento especial del callejón, lo cual encontré un poco ofensivo no porque presupone que Araya crea que soy putero, cosa que en la practica soy, sino porque tengo mejores gustos que la mierda que venden acá. El punto es que Araya necesitaba un tapón, básicamente un refuerzo inútil que haga de palo de blanco. En otras palabras. Guerra psicológica, ponen un efectivo visible para que los delincuentes se sientan intimidados por un lado y por otro crean que nada mas esta encima de ellos. Cuando en realidad hay efectivos dispuestos en toda la puta cuadra. Mi pega, entonces, se reduce a perder el tiempo de 2 de la tarde a 12 de la noche… por lo menos me raje de que no me toca hacer el turno de madrugada… eso si que es una putada… me agrada no hacer nada, pero tener que no hacer nada encerrado en una mierda de auto como el que me han dado en el cual me cago de frió durante la noche y sin una radio decente… lo peor de todo es que el paso de las micros, con sus bocinas y motores de mierda me tiene los nervios destrozados… no se cuanto aguante sin enloquecer… Por suerte pude aprovisionarme con un cartón de Lucky Strike, mi petaca de Jack y unos cuantos casetes antes de venirme. Aun no se a ciencia cierta si el estar estacionado al lado de un restaurant chino es una bendición o maldición… ya veremos como evolucionan mis intestinos. Lo unico entretenido del dia ha sido descubrir en la guantera viejos de números de “La papaya”. Lo cual me lleva a plantearme que este auto es el auto de Mardones, sabrán los dioses que el único hijo de perra que conozco lo suficientemente viejo para tener tales revistas es el. Lo que no se es si las conserva como un recuerdo de alguna época perdida o porque considera que las fotos de desnudos que trae son buenas, porque habria que estar muy cagado de la cabeza para pensar asi. Recuerdo que las primeras revistas pornos que tuve en mis manos fueron por cuenta de un descuido de mi padre, quien por una extraña manía, tenia la peculiar costumbre de adquirir las versiones “playboy” y “penthouse” brasileñas, eso porque según el le facilitaban el aprendizaje del idioma. Así que las primeras pajas pornográficas fueron con “Viviane de Omena “A massagista mais apetitosa do Sao Paulo” para quien “la melhor rapidhina” era “Tapie a camera do elevador por um tempinho, o suficente para fazer alli mesmo” y claro su “Loucura na balada” era “Tirei a roopa no meio da pista e fique so de alcinha e sutia”… asi que digamos que con ellas… me las cascaba. Amen.

Miro por la ventana y me doy cuenta de que he comenzado a reconocer personajes habituales del sector: Un vagabundo vestido con una especie de falda y una pollera, pintarrajeado en una bizarra mezcla entre puta y payaso cargando un fardo de ropa y frazadas, dos quiltros que le siguen a todos lados, sube y baja por compañía todo el tiempo, por otro lado tenemos un grupo de muchachos flaytes, no hay que ser muy observador para percatarse de que son adictos a la pasta base, el crack chilensis, su vida se distribuye entre la resaca, la desesperación sobria por la siguiente borrachera de droga, y la droga, punto aparte de las veces que salen a hacer de taxi boy ya que por instinto de supervivencia van sobrios, lo que no significa que no se droguen con su cliente si tienen la posibilidad . Todos saben que lo hacen, nadie se los impide. Nadie hace nada. Todos hacemos como que no olemos la mierda frente a nuestras narices. También he reconocido a una pequeña lista de flaytes y pequeños narcotraficantes que se han hecho asiduos a la callejuela y no creo que sea por las putas. Amen de una lista de elegantes homosexuales, que no puede dejar de recordarme a una suerte de jaula de las locas criollas. Pienso… Recuerdo… que fue en un lugar como este en el que pillaron al juez Calvo con un acompañante gay… les dicen “Saunas”, les llamo prostíbulos… es curioso como ya nadie menciona al Juez Calvo, o sea su caso exploto y enterró todas sus posibilidades de llegar a ser un Juez de Corte, mancho su nombre y el de su familia (En especial el de sus hijos, “Que si, que mi PA no es marica sino bi”, pero luego de un par de meses, pese a que todo el mundo lo sabe, el escándalo se convierte en un secreto a voces, como si jamás hubiera explotado y todos fuéramos portadores del secreto. Santiago es un pueblo chico con pantalones grandes.

Trato de dejar de divagar y me sorprendo en un rito inútil escuchando los lados de los discos en orden… Lado A, Lado B, y cuando los he oído todos en orden voy jugando a ponerlos en forma aleatoria… Lado B, Lado A, Lado A, Lado B, Lado B, Lado B hasta que el infierno de las venas de mi cabeza laten en un bum-ba-boom al ritmo del “Summertime” de Miles Davis. Dejo de webiar con los casetes y pongo… mejor dicho trato de sintonizar la radio “La futuro” porque siento, como dice su jingle, que me “… Esta faltando Rock!!!” pero solo logro que me los parlantes me zumben una combinada de estática melódica de algún hit de Pink Floyd o de Aretha Franklin… no estoy seguro. Me noto cansado, desde que comencé a vigilar no he vuelto a mi casa, me he limitado a emborracharme y dormir donde la española. Pienso melancólicamente, solo por un segundo no mas que eso… en la Fernanda y su B.aires... luego olvido. Para distraerme, me observo detenidamente en el espejo retrovisor del auto y no me preocupa ver que la barba estilo mexicano (lo que no quiere decir que sea algo naturalmente decente ya que es pelo, ralo, escaso y largo, pero igual sirve para decir que es barba), se esta volviendo demasiado indecente para lo que es, ni percatarme de que necesito una gran ducha pues apesto a sudor y comida china, sino ver los nuevos surcos de arrugas alrededor de mis ojos y las entradas cada vez mas visibles de mi calvicie. Y no se si es ver mis ojos cambiados y surcados por la desgracia edad es lo que no permite reconocer mi reflejo o peor quizás es la mirada de derrota la cual me hace temer mi reflejo.

Los minutos pasan y me encuentro, rezando para que no me salga una hemorroide esperando una “Redada policial”, mi mente divaga: Una voz zumba por el walkie talkie:

- Sagardia bzzzz único trabajo bzzzz informar si X entra o sale bzzzzz, si Y compra o vende, bzzzz detener la huida, bzzzzz ninguna bzzzz dada esta planeada bzzzz hoy… bzzzzz.

Luego Dios crea la estática y vuelvo a poner otro casete quedándome solo con mi Ella Fitzgerald y Louis Armstrong zumbando alguna canción que no logro identificar… rebusco entre la basura que se acumula preocupantemente en el auto una bolsa grasienta con unos wantanes, los masco despreocupadamente mientras trato de mantener mi cordura.



3 comentarios:

Karix | 5 de mayo de 2008, 21:40

Pobre weon...
vigilando el puto territorio por más de 8 horas... un reto no morir de aburrimiento mientras se ve un paisaje sombrío... hay cada personaje en la ciudad...
Me imaginé el barrio... buena descripción... recordé mis paseos tratando de desentrañar mapcity...
quiero leer más doño... que se viene ahora?
saludos desde una viña que congela hasta los pinguinos....

Mad Aristocrat | 6 de mayo de 2008, 5:38

Ejale!
volvió sagardia!
Me gustó el primer capítulo. n.n.

saludos!

Mc O | 6 de mayo de 2008, 12:04

Me ha encantado mucho, se me hizo facilísimo leerlo, nº3 daba saltitos porque dice que "hay que presentarle a Bird este Sagardia", que se "llevarían de maravilla", no puedo estar más de acuerdo, no son iguales, pero sin duda Charlie Parker encontraría menos soledad en su existencia de saber que Sagardia anda por ahí...nº2 no entiende mucho aun...pero es nº2, no le pidamos gran cosa (auch!...la violencia física incluso en personalidades imaginativas está penado por la ley nº2!!!)

Esperando próxima aparición de Sagardia (nº3 con cara de maniática,osea, mas o menos como siempre...jajjaja)

Saludos desde fin de mundo