martes, 27 de mayo de 2008

Hoja perenne. Rebelde con causa.(v.1)




Estaba más que segura que llegaría tarde al trabajo otra vez, lo cual no sería ninguna novedad, quizá lo particular sería que mi excusa no tendría mucho peso, porque para ser honesto ¿qué jefe considera importante que uno se detenga a ver un acto de rebeldía?, les respondo, ninguno, es más, podría asegurar que incluso el solo hecho de mencionar rebeldía en alguna oración dedicada a algún superior le provocará algo de incomodidad, porque este podrá ser un “mundo moderno”, pero el Jefe sigue siendo Jefe y uno seguirá siendo subordinado pese a la modernidad y los tratos de confianza que están tan en boga.

La vi de reojo justo antes de cruzar la calle, si estuvo ahí antes no lo recuerdo, probablemente, porque yo no levanto la mirada del suelo cuando camino al trabajo, siempre me obsesiono en encontrar mi buen ánimo…y ese está por mis pies en la mañana, el asunto es que la vi, la vi y me quedé prendada de su figurita frágil y algo solitaria en ese inmenso árbol, acompañada de un pajarillo algo enclenque, no era una belleza, nadie le tomaría una fotografía por su porte sobresaliente, algo pálida para el verde que alguna vez ostentó, no muy grande, quizá del porte de mi mano…quizá menos, sola y perdida en la mañana, sin mas compañía que esa ave venida a menos… me causó simpatía y me pareció justo quedarme a hacerle compañía unos minutos, preguntarle que cómo estaba, si había tenido una buena noche o si recordaba la última vez que vio caer a alguna compañera de rama, quería, extrañamente, hacer causa con ella, porque estaba convencida, que no se había quedado pegada a esa rama sólo por un antojo de media tarde…ella tenía una causa, y yo tenía que hacer causa con ella. Estaba decidida, solo faltaba aclarar cual era la dichosa causa...la de la hoja rebelde y la mía

1 comentarios:

lady_danielle | 28 de mayo de 2008, 9:09

Maca querida!...

Sí, quizás tu jefe no la encuentr buena excusa... pero si yo fuera tu mandamas te entendería. Nada mejor que el otoño y sus hojas (aunq con el temporal los árboles estan cada día más pelados).
¿Cuál es tu causa?.. yo creo que entregarle alegría a la vida!... porque Dios que nos entregas risas!...

Y claro.. todas las causas que te imagines, después de todo, con la cantidad de personalidades que hay en ti, seguramente hay muchas causas :)

un besote!!!!!!

Ember.