viernes, 16 de mayo de 2008

Desafío Crepúsculo por Jose.C.




-Un amor prohibido-


"Porque el amor nos vuelve humanos"

El timbre sonó, Esme fue a abrir la puerta, donde Bella esperaba bajo el umbral sonriendo. No sólo le abría la puerta al amor de mi vida, sino también a una nueva discusión. Es que nunca entenderá que no soy normal, que esto no puede ser normal.
-Hola, Bella- la saludó Esme-pasa, Edward esta en su cuarto, bajará en unos momentos- Bella sonrió.
-No necesito un momento-dije desde la escalera mientras bajaba.
-Te veo luego, Bella-sonrió Esme.
-Adiós-
-Ven, vamos arriba-tomé su mano y la bese. Sin soltarla subimos escaleras arriba, hasta el final del pasillo.
Entramos en mi habitación, presioné el botón de “play” del reproductor, y una suave melodía llenó la habitación, fuimos hacia el sofá, y la senté sobre mi regazo, le rodé la cintura con mis brazos aproximándola más, y Bella colocó su cabeza sobre mi hombro. Como amaba el perfume que su suave y frágil piel desprendía. Y no dijimos nada, porque las palabras eran innecesarias, las únicas palabras que deben decirse son las más valiosas que el silencio, y en este momento no las había.
Ella colocó su brazos alrededor de mi cuello, tan solo la quería siempre cerca, que nada le pasara, tenerla siempre a mi lado, era tan egoísta de mi parte no cumplir con su deseo. Así como la quería, la amaba, la quería lejos, porque jamás me perdonaría convertirla en alguien como yo, en un monstruo sin retorno. ¿Es eso tan egoísta?
-¿Qué te preocupa?- me preguntó al notar mi rigidez.
-Nada, Bella, nada-tampoco podía decirle la verdad. Sabía que ella anhelaba el día de que finalmente cediera y la transformara, pero no podía darle esas esperanzas. Porque eso que ella tanto deseaba nunca sucedería. Nunca lo permitiría.
-Sabes que puedes confiar en mí, ¿verdad?-me preguntó, oh sí por supuesto que lo sabía, y eso me torturaba más.
-Lo sé, Bella, pero nada sucede-le mentí. La bese tiernamente en la mejilla, y aparte mi rostro.
Bella busco mis ojos, y vi en ella deseo, un deseo que yo quisiera no tener. Bajo su mirada y la fijó en mis labios, y muy lentamente acercó los suyos a los míos.
Los aprisionó bajo los suyos, y lentamente comenzó aquel juego que tanto quería, oh si que yo también deseaba, pero que nunca permitiría llegara a más, sasear ese pequeño capricho, no se comparaba con perderla.
Pero tampoco quería alejarla, tampoco quería acabar con el momento. Lentamente seguí su juego, debía ir con cuidado, la mínima expansión del deseo y seria su fin.
-Bella- susurré, cuando separé brevemente mis labios. Pero ella me ignoró, y me besó aún con más pasión –Bella-volví a susurrar, ya estaba por superar mi limite, y no quería ni imaginar las consecuencias si lo traspasaba.
Alejó su rostro, y me miró a los ojos, amaba sus ojos, podía leer a través de ellos como un libro abierto. Mordió su labio inferior, y eso fue todo, si dios existía que se apiadara de mí.
Tomé su rostro y lo acerqué al mió, aprisioné sus labios bajo los míos, y retome el juego, ese en el que no sólo existía el deseo, la lujuria, la pasión, sino también el amor. Ese caprichoso sentimiento, que tanto anhelaba sentir, y que finalmente había llegado a mí.
Pero ya no lo soporté más, sino terminaba ahora todo acabaría después.
-Bella- me ignoró- Bella, basta…BASTA- la alejé de mi lado tan bruscamente que cayó al suelo. Y me sentí débil, débil como nunca antes-Lo siento- dije tendiéndole una mano. Mano que ella tomo para ponerse de pie.
-No te preocupes- acarició mi mejilla con su mano, y se sentó a mi lado.
-Sabes que tu miedo, esa agonía que te consume por dentro, puede acabarse, ¿verdad?-
-No otra vez, Bella, por favor-
-Pero…-
-Pero nada, Bella, nada- se puso de pie, estaba enojada lo leí en sus ojos, cuando levanté la mirada.
-Es un juego para ti verdad… ¿Hacerme sufrir?- preguntó, y si que me dolió su pregunta… un juego…
-Por supuesto que no, Bella. Tú crees que esto es un juego, que puedes venir un día y decirme que quieres que te transforme- me puse de pie, también estaba enojado.
-Crees que me levanté un día y pensé “Oh que buen día para convertirme en vampiro, que habría de malo, abandonar a mi familia, no eso no es nada”-ironizó-¡Claro que no!-gritó-Lo hice porque te amaba, porque te amo, porque me enamoré de ti, y me jugaría por ti, moriría por ti, Edward-pequeñas lágrimas cayeron de sus ojos, y creí que moría devuelta, nunca la había visto llorar, y nunca quería volver a hacerlo, me adelanté un paso para rodearla con mis brazos, pero se alejó otro- fui una idiota al creer que me querías, caí como la mejor ingenua… soy una imbécil- y sin más salió corriendo por la puerta y a los pocos minutos la vi alejándose por los terrenos hasta su chevy.
Y mi corazón que no latía, se quebró en dos. No podía dejarla ir, no así. Sólo me llevó unos segundos alcanzarla. Estaba a un paso de abrir la puerta del chevy, y marcharse.
-¡Bella!-grité.
-Adiós, Edward-dijo cortante.
-Bella, espera- le pedí, sujeté su brazo para girarla hacia mí.
-¿Qué quieres, Edward?-
-No te vayas, no te alejes- la acerqué más a mí y la rodee con mis brazos fuertemente, estrechándola contra mí, como si la vida se me fuera en ello.
Bella llevó su brazos a mi cuello, y pude sentir las lágrimas caer sobre mi hombro. Pero pronto se mezclaron con la lluvia que comenzó a caer, pero eso no hizo que cediéramos del lugar.
-Tú me alejas-me corrigió, ignorando la lluvia.
-Lo siento, y no eres ni una idita, ni una ingenua, ni una imbecil-La corregí aleje un poco el rostro para poder verla a los ojos-Bella, solo lo hago porque…-
-¿Por qué Edward, por qué?-
-Porque te amo, y no quiero que vivas en esa situación, no si podemos evitarlo… y por eso, Bella, porque te amo demasiado como para ceder-
-Yo también te amo- y por primera vez me sentí humano, porque no solo puede aprender a amar, sino porque ella, a pesar de la gran diferencia también me amaba, y sabía que era cierto, lo leía en sus ojos, me amaba.
Y la volví a besar, como si la existencia dependiera de ello, pero con el deseo de tener cerca la persona que amaba, y no por el deseo de beber la sangre que corría por sus venas. Porque después de todo la amaba, como nunca ame a nadie ¿Es tan egoísta de mi parte amar a una persona, y no poder alejarme de ella?




Hermoso!... Quiero un Edward así!....


Gracias por participar.
Ember...

2 comentarios:

Mad Aristocrat | 16 de mayo de 2008, 18:45

Wow! gustome! felicitaciones Jose.C. Diez deditos virtuales para ti n.n.!!!!
Yo quiero que la transformeeeeeeeeeeeee!!!

Fiona | 17 de mayo de 2008, 7:13

A Jose C. , al honorable PPC ..........gracias estas historias son emocionantes ............y hacen que defina lo siguiente :
HAY TRES COSAS DE LAS QUE ESTOY COMPLETAMENTE SEGURA
*AMO A EDWARD
*MI MARIDO ME DEBERA COMPARTIR CON HARRY Y EDWARD!
*DEFINITIVAMENTE ESTOY LOCA!!
muy bueno el concurso , chias quiero que el sombrero me seleccione pero algo pasa cuando entro al test no me salen las preguntas , debo buscarlo por algun titulo?
fiona !
desesperada por ser seleccionada !