martes, 29 de abril de 2008

El Árbol (Desafio Externo PPC: Neville/Cho by Jos Black)


El Árbol (Jos Black)

-Entonces, Sr. Longbotton, diga algo- exclamó la profesora McGonagall observando a Neville, que todavía no podía conectar sus neuronas con la lengua después de la impresión que había recibido al escuchar la información que le había dado la directora.

-Eh , Eh - Neville estaba impactado, sentía la garganta seca y las manos entumecidas. Y la sensación, no era precisamente por estar en el despacho de la profesora McGonagall.

Cho Chang se cubrió la boca para no reírse, a pesar de que Neville era bastante raro y torpe, a ella siempre le había parecido que tenía un toque “especial”.

-Longbotton- esta vez a la profesora McGonagall se le estaba acabando la paciencia, ese chico realmente era caso perdido, la miraba con ojos extraviados y ¡Merlín! estaba a punto de babear-Como le decía, mañana Ud. y la Srta Chang irán al Bosque Prohibido a buscar el Árbol de Navidad.

De pronto Neville recupero la cordura, después de todo, a pesar de que por su mente pasaron mil situaciones descabelladas y cualquier cantidad de posibilidades dispersas, se trataba de ir a buscar un árbol,………con Cho, entonces Neville se empezó a preocupar.
Ella, la linda, carismática, excelente jugadora de Quidditch y porque no decirlo, igual no le quitaba el encanto, corta de mente Cho Chang, era la protagonista de todas sus sueños húmedos desde hacia un tiempo.
Algo del espíritu intrépido de sus padres, que generalmente tenia bastante escondido en lo mas profundo de su ser, surgió de pronto…….. una chispa de genialidad estalló en su cabeza. Todo se trataba de idear un plan, algún plan……para conquistarla.

Fase 1: Amabilidad nunca esta de mas.

Neville ya tenia bien pensado lo que iba a hacer para ganarse a Cho.
Lo primero; portarse como un caballero. Así que más rápido que un rayo se dirigió a la puerta, por supuesto, tropezando en el ínterin con la mesita de té de la profesora McGonagall. Instintivamente él arrugo la cara y cerró los ojos al oír la porcelana crujiendo al hacerse añicos en el piso, pero no importaba, los daños colaterales siempre sucedían en estas circunstancias.
Adelantándose a Cho y tratando de no escuchar los gruñidos de Minerva McGonagall, se dispuso a abrirle la puerta a su “futura novia”.

- Gracias, Neville- dijo ella con coquetería, agitando sus pestañas, que adornaban esplendidas esos hermosos ojos rasgados negros de los cuales era poseedora.

Mientras caminaban por el pasillo, Neville carraspeó la garganta y justo antes de entrar a pociones, la detuvo apoyando un brazo en el muro de piedra, en un intento infructuoso de parecer sexy, y tratando de que su voz sonara lo más gruesa posible - sin éxito alguno - le dijo:

- ¿Y a que hora quedamos?- la voz de Neville sonó con un falsete al final sin que pudiera evitarlo. Cho levantó una ceja y de nuevo trató de no reírse, de paso, Neville le parecía graciosísimo.
Draco Malfoy viendo la escena, aprovechó la situación y le quitó súbitamente la mano a Neville del muro, haciendo que el chico perdiera completamente el equilibrio. El rubio huyó por la izquierda, entrando como un bólido a la clase de Pociones, y aunque Neville hizo todo lo posible por no caerse, igual se inclinó sobre una sorprendida Cho Chang que aflojó los brazos dejando caer al suelo sus libros.
Neville se dio cuenta e inmediatamente se inclinó a recogerlos, pero no contó con que ella también lo haría, chocando sus cabezas irremediablemente. Cho dio un gemido de dolor y se tocó la cabeza con una mano, mientras Neville tomó su varita para curarle el chichón que se le había hecho en la frente. Ella lo miró con pánico, y de pronto……..

- ¡NO!- chilló Hermione asustada, que estaba llegando justamente en ese momento acompañada de Ron.

Todos sabían que Neville intentando hacer un hechizo curativo con su varita podía tener resultados nefastos, así que se la arrebató de la mano de un movimiento.
Cho por su parte terminó de recoger sus libros, dirigiéndose sola hacia el aula, pues al parecer, estaba a punto de llorar.
El muchacho, bastante abochornado, se pasó una mano por su cabeza desordenándose el pelo, intentando en vano, lucir tan atractivo como Harry, y le gritó:

-Nos vemos a las 8 AM en la entrada del colegio- Cho lo miró y asintió con la cabeza.

Neville entró y emitiendo un suspiro, dejó pesadamente su morral sobre la mesa de su puesto en la clase. Hanna Abbott, su compañera habitual de pupitre, se alejó lo mas que pudo de su lado, ya que ella mas que nadie era testigo y victima de la legendaria torpeza del muchacho.

Fase 2:Un poco de Romanticismo nunca falla.

Neville esperaba ansioso en la entrada del Castillo de Hogwarts. Detrás de su cuerpo, escondido y firmemente agarrado por su mano, estaba lo que conseguiría de una vez por todas que Cho Chang cayera rendida a sus pies.

Cho caminaba provocadoramente, con ese movimiento de caderas que solo ella podía hacer. Agitó su cabeza haciendo que su largo cabello negro ondeara en el aire, y en su cara lucia una sonrisa arrebatadora.
Neville vio todo eso en su cerebro en cámara lenta, y su corazón empezó a palpitar frenéticamente. Cuando Cho se acerco lo suficiente, supo que era su momento y sacó lo que tenia oculto. Pero cuando la muchacha vio el gigante ramo de flores que el Gryffindor le estaba ofreciendo, dio un chillido, sus ojos de pronto se humedecieron y en su cara se dibujo una expresión de terror.

-Hola linda ¿como estás?- dijo Neville intentando ser galante.

Vio como la cara de Cho comenzaba a enrojecerse, sus ojos se desorbitaban y su respiración se hacía cada vez mas dificultosa. Definitivamente había sido un éxito, pero ………un momento……porque Cho se ponía cada vez mas morada………parecía que no podía respirar. Un ramo de flores era suficiente para encantar a una chica, pero esa reacción de ella………..era un poco exagerada.

-Cho- dijo Neville esta vez un poco intranquilo. De pronto entendió que algo no iba bien, de hecho iba muy, pero muy mal.

De pronto, en un golpe de suerte, la Sra. Pomfrey venia caminando en su dirección, así que Neville la llamo con urgencia.

- ¡Madam Pomfrey, acá, rápido, algo le pasa a Cho!- el chico ya había dejado el ramo de flores, sobre el piso de la preocupación

La Sra. Pomfrey al ver lo que estaba sucediendo, acudió rápidamente. Miró a Cho , vio las flores y le hizo un hechizo de un movimiento de varita, quitándole la dificultad para respirar..... ella empezó a recuperar un poco de color y a toser descontroladamente.

- Longbotton, ¿en que estabas pensando?, la Srta. Chang es alérgica al polen- dijo la Sra. Pomfrey con el ceño fruncido.

Ayudó a incorporar a Cho del piso y desapareció las flores, cerciorándose de que todo estaba bien para dejarlos solos.

- Lo siento tanto, no lo sabia- dijo Neville profundamente apenado, ella lo miro con un poco de angustia.
- No importa, no tenías porque saberlo- dijo ella con voz ronca, se limpio de la falda el polvo y luego guiñándole un ojo le dijo- bueno ahora, antes de que intentes otra vez matarme, vamos a buscar el dichoso árbol.

Cho caminó hacia los linderos del bosque y Neville la siguió, con la pena y vergüenza invadiendo su corazón. Definitivamente, su plan se había ido a pique... un intento de homicidio no intencional no es precisamente la mejor manera de enamorar a una chica.

Caminaron un rato y Neville se desvió a la derecha, conocía un lugar en donde crecían unos estupendos pinos. Una que otra vez, el muchacho tropezaba con alguna rama, pero Cho lo sostenía para que no cayese redondo sobre el suelo. En el fondo, aunque le parecía que los intentos del chico por agradarla se pasaban un poco de la raya, estaba agradecida, el detalle de las flores había sido de alguna forma muy bonito.
Finalmente llegaron al sitio, él corrió como un niño pequeño entre los pinos, totalmente excitado pues le encantaban los árboles. Cho no pudo evitar contagiarse de su entusiasmo y lo siguió. A ella le parecía bastante raro su comportamiento, pero no dejaba de tener su encanto.
De pronto consiguieron un viejo pino de 20 metros de altura, majestuoso, con sus delicadas ramitas extendiéndose a lo largo de su gran circunferencia. Neville sonrió, ya lo había encontrado, sin duda seria el mejor árbol de Navidad en años en Hogwarts. Se acercó y lo acaricio, le habló suavemente pidiéndole permiso para cortarlo y también ofreciéndole disculpas.
Ella lo miraba asombrada, y respondiendo a un impulso, colocó su mano sobre Neville, quien lucia muy sereno hablando con el árbol. Él era algo estrafalario, pero muy dulce y a lo mejor se merecía que ella le diese su oportunidad.

Neville estaba tan concentrado en su dialogo con el pino, que no sintió la mano de Cho sobre la de él, hasta que lo llamó. Él volteó la cara para encontrarse directamente con la de ella.... los dos chicos se miraron un rato, sorprendidos por la proximidad de ambos, ella le apretó la mano y Neville se le acercó, posando sus labios sobre su boca, ofreciéndole un tierno y largo beso.
Cho correspondió el dulce beso sintiéndose en una nube, ya que muchos chicos la habían besado con anterioridad, pero Neville se entregaba completamente a aquel contacto, algo completamente inesperado para ella y que en definitiva, se ganó su corazón; sin contar que parecía que al menos para besar, el muchacho había dejado indiscutiblemente de lado su torpeza.

- ¿Sabes que?- dijo Cho con una expresión enigmática en su rostro. Neville la miraba nervioso, ¿seria que a ella no le había gustado el beso?, ¿habría hecho algo mal?- Deberías ser tu mismo mas a menudo.
Él pudo respirar nuevamente al escuchar su aterciopelada voz, y sin pensárselo dos veces, volvió a atrapar los labios de la muchacha, que nuevamente, se rindió ante sus recién descubiertos encantos.

__________________________________________________

Jos Black es una destacada escritora venezolana de fan fiction, que se animó al proyecto PPC.
Muchas gracias!

ps: Les recomiendo que lean su historia "Polaris". Sobretodo que ahora está escribiendo la segunda parte.
ps2: La imagen de Neville es de Idrilancalimon, extraída del sitio deviantart.

4 comentarios:

Karix | 29 de abril de 2008, 21:56

pobre pobre neville
tan tontito
pero tan bueno...
todo por un árbol de navidad!!!
saludos doña
siga escribiendo...

Fiona | 2 de mayo de 2008, 20:51

AMO A NEVILLE , ME ENCANTO EL BLOG , LO CONOCI POR JOS QUE ES UNA DIVINA Y ESCRIBE DE 10 ! SIGO VISITANDOLAS Y DEJANDO MENSAJES.
FIONA GARAY

Carla | 4 de mayo de 2008, 21:20

ayyy, lo encontré TAN tierno!!
Claramente la pareja no me convenció al principio (desgracias estas niñas que se empecinaron en buscarte el desafio más difícil!!) pero te quedó un amor!
Nunca me ha entusiasmado mucho el personaje de Neville (y pensar que el podría haber sido el-niño-que-vivió :O ) y a Cho definitivamente no le tengo mucha estima...
Pero me gustó mucho eso de las fase (quizás algún día puedas alargar el fic y hacer más fases!) y después que Cho le dijiera que tenía que ser él mismo =)

Felicitaciones por un buen fic para un desafío muy difícil.

Carlita
(o Emma.Zunz - la escritora de Crueles intenciones xD)

Besitos paras las PPC y para Jos !

Jose Antonio | 23 de mayo de 2008, 19:02

Muy buena la historia... para ser un desafió me impresiona la forma como respondiste.